lunes, 12 de octubre de 2009

ÁGORA

La peli es entretenida y tiene momentos interesantes, como algunos planos de la Tierra desde mucha altura...o el giro boca abajo de la cámara para subrayar el momento del giro del cristianismo en su historia (de perseguidos a perseguidores). También son interesantes algunas explicaciones de Física y Astronomía con ejemplos visuales efectivos.
Sin embargo, la película me ha sabido a poco, sobre todo por la nada convincente actuación de varios de los actores masculinos. La protagonista está bien, y también uno de los exaltados cristianos, que da miedo de verdad. La música no es de Amenabar, como suele ser en sus películas, y sin ser sublime, está bien.
En su contenido, la película muestra el momento histórico (final de siglo IV d.c.) de conflicto entre las decadentes religiones paganas romanas, los judíos y los cristianos. Y nos cuenta cómo Hipatia murió asesinada en Alejandría (Egipto), en el siglo V d.c., por ser una mujer dedicada al estudio racional en ese contexto de fanatismo religioso cristiano (desde el 390 d.c. era ya la religión oficial del Imperio). La peli tiene tres objetivos: destacar el valor de una mujer dedicada al estudio racional en un mundo machista; criticar la intolerancia religiosa, en particular la cristiana, y promover el interés por los conocimientos básicos de astronomía.
Conviene tener en cuenta que Amenábar se toma la licencia cinematográfica de inventarse que Hipatia se adelantase a los físicos y astrónomos de la Revolución Científica del XVII al, supuestamente, haber propuesto un principio de inercia (Galileo, Descartes, Newton) o que los planetas giran con órbitas elípticas (Kepler). Esto es pura ficción, pero teniendo en cuenta que es una película sobre una persona del pasado cuya obra no se conserva y sólo se conoce indirectamente, siempre cabe especular, y si se trata de ensalzar su figura, pues cabe imaginarla acertando en las hipótesis que se planteaba...

1 comentario:

  1. No la he ido a ver todavía, a ver si voy.

    Saludos desde PTB,

    Jorge Juan

    ResponderEliminar