viernes, 28 de octubre de 2016

Francisco Serrano es rehabilitado como juez por el TC con todas las de la ley


El juez Serrano volverá a fotografiarse como tal en los Juzgados

En julio de 2012 el Tribunal Supremo arrebató "definitivamente" al juez Serrano su cargo como juez y le condenó además a la pena de inhabilitación para cualquier cargo dentro del poder judicial durante 10 años, todo ello por un presunto delito de prevaricación dolosa (intencionada). Esa condena ya fue puesta en entredicho en este blog en aquellas mismas fechas de 2012.
Los magistrados de la Sala Primera del Tribunal Constitucional han estimado ahora el recurso de amparo presentado por Serrano en enero de 2013 al considerar que se vulneró su derecho a la tutela judicial efectiva, así como el derecho a un proceso con todas las garantías y a la presunción de inocencia.
La noticia sin duda provocará malestar en la secta feminista española. Sin embargo, en mi caso sirve como feliz colofón, al menos temporal, a este blog nacido en 2009 y que tuvo siempre en Serrano a un referente, especialmente durante los años con más entradas publicadas (2011 y 2012), que coinciden con las sentencias condenatorias contra él y con la persecución a la que le sometieron los inquisidores que hoy tienen que tragarse esto: ajo y agua. Hasta otra.

En el vídeo puedes ver la rueda de prensa que ofreció el juez Serrano tras conocer la sentencia del Tribunal Constitucional que anula la sentencia condenatoria del Supremo:



domingo, 20 de marzo de 2016

El politizado CGPJ pide de nuevo una LIVG más sexista


El 5 de marzo de 2011 (hace 5 años) publicamos en este blog que el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), el politizado órgano de gobierno de los jueces, constituido por vocales que son colocados allí por los partidos políticos, había elaborado un informe (aprobado el 11 de enero de 2011) en el que se afirmaba haber detectado algunos "problemas técnicos" en la aplicación de la ley contra la violencia de género y se hacían propuestas para resolverlos. En realidad, lo que el CGPJ proponía entonces era realizar algunos cambios legales para hacer más explícito el sexismo de la ley española contra la violencia de género... Así, los problemas técnicos detectados por el CGPJ consistían en que con frecuencia los jueces estaban pidiendo en los tribunales que se probase la "intención machista" del agresor, es decir, su deseo subjetivo de dominación machista, pero el CGPJ (politizado) sabía perfectamente en 2011, como lo sabe hoy, que la letra de la ley contra la violencia de género (artículo 1.1) afirma que esa dominación machista se da en todos los casos de violencia contra la mujer que se dan en el ámbito de la pareja...  Y no lo afirma así por un error sintáctico, como suele creerse ingenuamente. Por eso el Código Penal se limita a hablar de hombres y mujeres (sexo) en los artículos que regulan estos delitos y no pregunta en ningún caso si había circunstancias machistas o no las había en cada caso. Para los tipos penales eso es irrelevante. Importa sólo el sexo del agresor y el agredido.
En este blog hemos insistido innumerables veces en ese abuso sexista de la ley contra la violencia de género vigente. ¿Acaso no es posible que un hombre se comporte violentamente con una mujer por los mismos motivos que ella puede comportarse violentamente con él y sin que, por tanto, el motivo de fondo sea el machismo? Pues no. Para la ley española contra la violencia de género eso no es posible.
Sin embargo, es cierto que hay diferentes interpretaciones de la ley por parte de los jueces, lo cual supone una evidente indefensión jurídica para los ciudadanos. Así,  algunos jueces, particularmente en el Tribunal Supremo (cuyas sentencias sientan jurisprudencia), han venido interpretando que el machismo del agresor (su intención machista) debía probarse. Y ése es el "problema técnico" detectado en 2011 por el politizado CGPJ, que por esa razón propuso que se estableciera explícitamente en las leyes que no es necesario probar ese elemento intencional de dominación. 
Ya en 2011 manifestamos aquí que la propuesta del CGPJ caía en el sexismo más lamentable, pues no solo pretendía hacer irrelevante la intencionalidad subjetiva del agresor (calificado sin embargo como "machista"), sino que evitaba hacer mención alguna a las condiciones objetivas que en todo caso definirían una relación de pareja en un contexto machista. ¿O es que toda relación de pareja en España es machista por definición? ¿O quizá es machista toda relación de pareja en España en la que hay manifestaciones de violencia? Esta afirmación sería una mera especulación ajena al método científico que, a lo sumo, confundiría una violencia machista estructural (generalizada) con una violencia machista entendida como la única violencia posible si la padece una mujer de su pareja masculina. Este disparate es puro sexismo (inconstitucional) muy mal disimulado.
Pues bien, el 17 de  marzo de 2016, cinco años después, se ha publicado un informe (sometido a crítica en este enlace) en el que los llamados "expertos" del politizado CGPJ abogan de nuevo por una reforma urgente de los tipos penales de violencia de género para suprimir la exigencia del elemento intencional de dominación o machismo en la conducta del autor. Bastará el hecho de golpear o maltratar “con cualquier intención”.
Evidentemente, maltratar o golpear está mal y debe ser penado. Pero, ¿por qué debe ser penado con más gravedad un maltrato si lo padece una mujer por parte de su pareja masculina que si ocurre a la inversa? Si la razón no es sexista sino que se justifica en la necesidad de combatir el machismo tradicional, ¿cómo es posible que no sea necesario probar la presencia de ese machismo en el caso concreto juzgado? El CGPJ aboga por que no sea necesario probar la intención subjetiva machista, pero no se aplica tampoco ningún patrón de prueba sobre la existencia de un machismo objetivo en el caso concreto juzgado. ¿Qué diferencia hay, entonces, entre perseguir el machismo y tratar a los hombres de manera sexista en los tribunales? Nadie va a responder, y eso es lo peor de todo.

Fuente: 

martes, 19 de enero de 2016

Una investigación sobre el suicidio, una aguja en un pajar

Cabe esperar datos sobre el suicidio en 2014 en España en el mes de marzo de 2016, ya que se publicaron a comienzos de marzo de 2015 los datos de 2013
Incluyo en esta entrada del blog un artículo publicado en EL PAÍS acerca de una investigación sobre el suicidio. En numerosas ocasiones he denunciado en este blog la vergonzosa ausencia de investigaciones sociológicas acerca de este fenómeno y especialmente acerca de las causas de la masculinización del suicidio. Por este motivo, esta investigación constituye una excepción de la que debo hacerme eco. La rigurosidad de tal investigación y la validez de sus conclusiones tendrá que ser confrontada con los hechos y sometida al escrutinio de los investigadores. Sin embargo, la mera presencia de este estudio en la prensa española merece ya un reconocimiento por tratarse de un ejemplar casi único:


Los machos suicidas, o cómo el perfeccionismo puede ser mortal

Los suicidios masculinos superan en número a los femeninos en todo el mundo. La ciencia explica por qué

Los hombres se suicidan más que las mujeres
La presión para conseguir el éxito laboral, la conciliación familiar y el reconocimiento social es uno de los factores de riesgo de suicidio actual.
Drummond consiguió por fin realizar sus sueños. Había sido un largo camino desde que, de niño y con gran molestia, no pudo superar el acceso a secundaria. Fue una gran decepción para su madre, pero sobre todo para su padre, que era ingeniero en una empresa farmacéutica. Éste nunca había mostrado un gran interés por él de pequeño; nunca jugaban juntos y si se portaba mal lo inclinaba sobre el respaldo de una silla y le daba una zurra. Así eran los hombres de entonces. Un padre era objeto de temor y respeto. Un padre era un padre.
Fue duro ver pasar cada mañana frente a su casa a los alumnos de secundaria con sus gorras, tan elegantes. El sueño de Drummond siempre había sido llegar a director de una pequeña escuela en un pueblo tan perfecto como el que le vio crecer, pero sólo consiguió plaza en un instituto técnico como aprendiz de carpintero y albañil. Su asesor laboral casi rompe a reír cuando Drummond le habló de sus aspiraciones profesionales, pero no por ello cesó en su empeño. Luchó por hacerse un hueco en la universidad y se convirtió en presidente del sindicato de estudiantes. Encontró trabajo de profesor, se casó con su novia de toda la vida y poco a poco se abrió camino hasta dirección, en un pueblo de Norfolk. Tenía tres hijos y dos coches. Su madre estaba orgullosa al menos.
Fue así como acabó solo, sentando en un pequeño cuarto, y barajando la posibilidad de suicidarse.

Factores de riesgo

La impulsividad, la melancolía obsesiva, los niveles bajos de serotonina o la falta de dotes sociales son algunas de las vulnerabilidades que aumentan el riesgo de suicidio. El presidente de la Academia Internacional de Investigación del Suicidio, el profesor Rory O’Connor, lleva veinte años estudiando los procesos psicológicos que se esconden tras la muerte autoinfligida. “¿Ha visto las noticias?”, pregunta. Los periódicos matutinos muestran los datos más recientes: en el 2013 se registraron 6.233 suicidios en el Reino Unido. Mientras que la tasa de suicidio femenino se mantiene más o menos estable desde 2007, la de los hombres se encuentra en su nivel más alto desde 2001. Casi ocho de cada diez suicidios son masculinos, una cifra que lleva más de tres décadas en aumento. En 2013, la causa más probable de muerte para un hombre de entre 20 y 49 años no era ni asalto, ni accidente de tráfico, ni las drogas, ni un ataque al corazón, sino la propia decisión de no seguir viviendo.
Aquellos que se dedican al estudio del suicidio, o que trabajan en organizaciones benéficas de salud mental, están empeñados en convencer a los curiosos de que rara vez, si acaso, existe un único factor que explique una muerte autoinducida, y que la enfermedad mental, y más comúnmente la depresión, precede por lo general a ese evento. “Pero lo más alarmante es que la mayoría de los depresivos no se suicidan”, me comenta O’Connor. “Menos del 5% lo hacen. Así que la enfermedad mental no lo explica. Para mí, la decisión de suicidarse es un fenómeno psicológico. Aquí, en el laboratorio, lo que pretendemos es entender la psicología de la mente suicida”.
Estamos sentados en el despacho de O'Connor en el Gartnavel Royal Hospital. A través de la ventana, bajo un cielo sombrío, se alza la torre de la Universidad de Glasgow (Escocia). Sobre un tablón de corcho, dibujos de sus dos hijos, un monstruo naranja y un teléfono rojo. Oculta en el armario, una siniestra colección de libros: Comprender el suicidio, Por su propia mano inocente, y Una mente inquieta, la célebre crónica de la locura, de Kay Redfield Jamison.
En 2013, la causa más probable de muerte para un hombre de entre 20 y 49 años no era ni asalto, ni accidente de tráfico, ni las drogas, ni un ataque al corazón, sino la propia decisión de no seguir viviendo
El Laboratorio de Investigación de Conductas Suicidas de O’Connor trabaja con supervivientes en hospitales, evaluando sus casos dentro de las primeras 24 horas tras un intento, y haciendo el seguimiento de su progreso posterior. También llevan a cabo estudios experimentales para poner a prueba hipótesis sobre cuestiones tales como la tolerancia al dolor en personas suicidas, o los posibles cambios cognitivos tras períodos breves de estrés inducido.
Tras años de estudio, O’Connor descubrió algo sorprendente acerca de las mentes suicidas. Se llama perfeccionismo social, y podría ayudarnos a comprender por qué los varones tienden tanto a suicidarse.

El padre perfecto

Drummond se casó con Livvy, su novia de ojos marrones, a la edad de 22 años. Dieciocho meses después se convirtió en padre. Al poco tiempo ya tenía dos niños y una niña. El dinero era escaso, por supuesto, pero él era fiel a sus responsabilidades. Daba clases durante el día y trabajaba detrás de la barra de un bar por la noche. Los viernes acudía a hacer el turno de noche en una bolera, de 6 de la tarde a 6 de la mañana. Dormía durante el día y regresaba a tiempo de hacer un nuevo turno la noche del sábado. A continuación, el turno del almuerzo en un pub los domingos, un pequeño descanso, y vuelta al cole en la mañana del lunes. No veía mucho a sus hijos, pero para él lo más importante era garantizar la comodidad de su familia.
Además de trabajar, Drummond también estudiaba, decidido a hacerse con la titulación necesaria para ser director. Más ambición, más progresos. Consiguió nuevos trabajos en escuelas mejores. Guiaba a su familia hacia un destino mejor. Sentía que era un buen líder . El marido perfecto.
Tras años de estudio, O'Connor descubrió algo sorprendente acerca de las mentes suicidas. Se llama perfeccionismo social
Sólo que no lo era.

El valor de los roles

Cuando se es un perfeccionista social, uno tiende a identificarse con los roles y responsabilidades que cree tener en la vida. “No se trata de lo que uno espera de sí mismo”, explica O’Connor, “sino de lo que cree que piensan los demás. Que ha decepcionado a otros, que ha fracasado como padre, como hermano, o lo que sea”.
Esto puede resultar especialmente tóxico, pues se están juzgando los juicios imaginados de otras personas acerca de uno mismo. “No tiene nada que ver con lo que la gente piensa realmente acerca de uno,” asegura. “Sino con lo que uno cree que ellos esperan. Lo verdaderamente problemático es que esto está siempre fuera de tu control”.
La primera vez que O’Connor supo de la existencia del perfeccionismo social fue leyendo estudios con sujetos universitarios norteamericanos. “Pensé que no sería lo mismo dentro de un contexto británico, y que no funcionaría con personas procedentes de entornos más adversos, pero vaya que sí. Es un efecto sorprendentemente robusto. Lo hemos estudiado en las zonas más desfavorecidas de Glasgow”. Su primer estudio tuvo lugar en el 2003, con veintidós personas que habían intentado suicidarse recientemente, más un grupo de control. Fueron evaluados mediante un cuestionario de quince preguntas para medir el acuerdo con afirmaciones tales como: ‘El éxito está en trabajar todavía más para complacer a los demás’, o ‘la gente no espera de mí menos que la perfección’. “La relación entre perfeccionismo social y tendencias suicidas está presente en todas las poblaciones con las que hemos trabajado”, dice O’Connor, “tanto entre los desfavorecidos como entre los ricos".
Lo que aún no conocemos es el por qué. "Manejamos la hipótesis de que los perfeccionistas sociales son mucho más sensibles a las señales de fracaso dentro del entorno", comenta.
Casi ocho de cada diez suicidios son masculinos, una cifra que lleva más de tres décadas en aumento
Pero, ¿se trata de un fracaso percibido, a la hora de ajustarse a las expectativas, y sobre cuáles son los roles a los que los hombres sienten que deben ajustarse, ¿padres? ¿proveedores? “La sociedad está sufriendo cambios”, responde O’Connor, “ahora también tienes que ser el Sr. Metrosexual. Las expectativas son aún más grandes, hay más oportunidades para que un hombre pueda sentir que fracasa”.

La presión en Asia 

La capacidad de percibir las expectativas ajenas, junto a la catastrófica creencia de no estar cumpliendo con ellas, muestra un rápido crecimiento en Asia, cuyas tasas de suicidio se han disparado. Corea del Sur es el país peor parado de la zona; algunos cálculos aseguran que ya posee la segunda tasa de suicidios más alta del mundo. Cerca de 40 surcoreanos toman su propia vida cada día, según informes del 2011. En 2014, una encuesta de la Fundación para la Promoción de la Salud en Corea, reveló que algo más de la mitad de sus adolescentes había tenido pensamientos suicidas durante el año previo.
Un psicólogo social de la Universidad Inha de Corea del Sur, el profesor Uichol Kim, cree que esto puede deberse en gran parte a la miseria desatada tras el vertiginoso paso del país de la pobreza rural a la opulencia urbana. Hace sesenta años, el país estaba entre los más pobres del mundo, asegura, comparando su posguerra con el estado de Haití tras el terremoto del 2010. En el pasado casi todo el mundo vivía en comunidades agrícolas, mientras que hoy, el 90% vive en zonas urbanas.
Este cambio ha hecho añicos los cimientos de una cultura que, durante 2.500 años, había estado profundamente arraigada en el confucianismo, un sistema de valores que obtiene su sentido de la subsistencia en pequeñas comunidades agrícolas, frecuentemente aisladas. “La vida giraba en torno la cooperación y el trabajo en común”, explica Kim. “Por lo general, se trataba de una cultura basada en compartir, dar y cuidar. Pero en la ciudad moderna es todo mucho más competitivo, más basado en la superación de logros”. El significado de éxito personal ha cambiado para la gran mayoría. “Ahora uno se define según su estatus, su poder o su riqueza, y esto no forma parte de la tradición cultural”. ¿A qué se deben estos cambios? “Un estudioso de Confucio, viviendo en una granja dentro de una aldea, podría ser muy sabio, pero nunca dejaría de ser pobre”, afirma Kim. “Hemos querido enriquecernos”, y como resultado, hemos sufrido una especie de amputación del significado personal. “Hablamos de una cultura sin raíces”.
ampliar foto
Trabajadores en un edificio de Corea del Sur, donde la tasa de suicidios es la segunda más alta del mundo.
También se trata de una cultura cuyo camino hacia el éxito está entre los más exigentes -Corea tiene el horario laboral más prolongado de entre todas las naciones prósperas de la OCDE– además de ser de los más estrictos. Si fracasas como adolescente, es fácil sentir que has fracasado de por vida. “La empresa más respetada de Corea es Samsung”, afirma Kim. Entre el 80% y el 90% de su plantilla proviene de tres únicas universidades. “A no ser que consigas acceder a una de ellas, no podrás conseguir trabajo en ninguna de las principales corporaciones”. 
Pero se trata de algo más que la perspectiva de empleo para la juventud del país. “Si eres un buen estudiante obtendrás el respeto de tus profesores, de tus padres y de tus amigos. Serás popular, y todos querrán salir contigo”. La presión para conseguir este nivel de perfección, no sólo social, puede ser inmensa. “La autoestima, la consideración social y el estatus, se combinan todos en una única meta”, asegura. Y “¿qué pasa si no lo consigues?”.
El cambio de la vida agraria a la urbana en Corea del Sur ha hecho añicos los cimientos de una cultura que, durante 2.500 años, había estado profundamente arraigada en el confucianismo, un sistema de valores que obtiene su sentido de la subsistencia en pequeñas comunidades agrícolas, frecuentemente aisladas

"Devaluado como hombre"

Por si fuera poco, además de todo el trabajo a tiempo parcial que hacía por dinero, y sus estudios, Drummond también realizaba labores de voluntariado que le quitaban aún más tiempo de estar con su mujer y sus hijos. Livvy se quejaba de lo mucho que trabajaba, decía sentirse abandonada. "Estás más interesado por tu carrera que por mí", le insistía. Y el constante trasiego de las mudanzas de una escuela a otra tampoco ayudaba.
De la primera aventura se enteró mientras trabajaba de voluntario en un hospital de King’s Lynn. Una mujer le hizo entrega de un fajo de papeles: “Son las cartas que tu mujer le ha estado escribiendo a mi marido”, le espetó. Tenían una alta carga erótica, pero lo peor de todo fue descubrir lo prendada que Livvy había estado de aquel hombre.
Drummond se fue a casa dispuesto a enfrentarse a su esposa. Livvy no pudo negarlo. Estaba todo allí, de su propio puño y letra. Se enteró de todas las escenas que habían tenido lugar en la calle del amante; con ella conduciendo calle arriba y abajo, frente a su casa, tratando de verlo. Pero Drummond fue incapaz de dejarla; los niños eran pequeños, y ella le había prometido no volver a hacerlo. Así que decidió perdonar.
Drummond solía ausentarse los fines de semana para hacer cursos de formación. Al volver un día a casa descubrió que el coche de Livvy había sufrido un pinchazo, y que un policía local le había cambiado la rueda. Aquello, pensó él, había sido muy amable por su parte. Un tiempo más tarde, su hija de 11 años le contó, cubierta en lágrimas, que había pillado a su madre en la cama con el policía.
El siguiente amante de Livvy fue un visitador médico. Esta vez llegó a dejarle, si bien regresó a casa un par de semanas más tarde. Drummond lidió con ello de la única manera en que sabía hacerlo: resignándose. No era su estilo venirse abajo, llorar o patalear. No tenía amigos masculinos cercanos con los que hablar, y aunque lo hubiera hecho, es poco probable que hubiera dicho nada. No es el tipo de cosas que uno arde en deseos de contar, que tu mujer anda por ahí poniéndote los cuernos. Fue entonces cuando Livvy decidió que quería separarse.
Ellos están principalmente motivados para el avance, centrados en ir abriendo paso. Las mujeres se preocupan más por el clima organizativo, por cómo conectan con el resto. Creo que esto puede extrapolarse a facetas más allá del entorno laboral”
Livvy se quedó con la casa y los niños tras el divorcio; el lote completo. Una vez pagada la manutención no es que quedara gran cosa para Drummond, pero nadie lo supo en el colegio. Allí seguía siendo el varón modélico en quien tantos años había invertido: el director de éxito y el marido con tres hijos en la flor de la vida. Pero aquello no podía durar. Un día se le acercó un monitor y le preguntó: "¿Es cierto que tu mujer se ha mudado?".
Para entonces ya estaba viviendo en una gélida habitación de alquiler en una granja a las afueras de King’s Lynn. Se sentía completamente devaluado como hombre. Estaba en la ruina y se sentía un fracaso, un cornudo; muy lejos de lo que todos esperaban de él. Su médico le recetó unas pastillas. Recuerda estar sentado en aquel lugar, en los humedales, y darse cuenta de que lo más fácil sería asumir sus pérdidas y acabar con todo.

Perfil del perfeccionista social

Un perfeccionista social tiene unas expectativas inusualmente altas de sí mismo. Su autoestima pende peligrosamente de su capacidad para mantener un nivel, a veces imposible, de éxito. Ante el fracaso, colapsa.
Aún así, los perfeccionistas sociales no son los únicos en confundirse con sus objetivos, sus roles o sus aspiraciones. El profesor Brian Little, de la Universidad de Cambridge, es famoso por sus investigaciones en “proyectos personales”. Él cree que si nos identificamos tan estrechamente con ellos, es porque los acabamos integrando en nuestra propia concepción del yo. “Sois vuestros proyectos personales”, como solía repetirles a sus estudiantes, en Harvard.
Según Little, existen diferentes tipos de proyecto, con diferentes cargas de valor. Pasear al perro no es menos proyecto personal que llegar a director en un bonito pueblo, o convertirse en un buen padre o un buen marido. Sorprendentemente, se cree que lo significativo de nuestros proyectos no influye tanto sobre nuestro bienestar. Lo que marca la verdadera diferencia sobre nuestra felicidad es si estos proyectos son o no realizables.
¿Qué es lo que ocurre cuando nuestros proyectos personales empiezan a desmoronarse? ¿Cómo hacemos para afrontarlo? ¿Existe una diferencia de género que explique por qué tantos hombres deciden acabar con sus vidas?
Sí, existe. Se supone que, por lo general, un hombre, en su propio perjuicio, encuentra difícil hablar de sus dilemas emocionales. Y lo mismo ocurre cuando se trata de hablar de proyectos si estos empiezan a tambalearse. En su libro Yo, yo mismo y nosotros, Little escribe: “Las mujeres obtienen provecho de dar visibilidad a sus proyectos y a los retos que afrontan en su búsqueda, mientras que un hombre prefiere reservarse esos problemas para sí mismo”.
Little también descubrió, como parte de un estudio sobre individuos en altos cargos directivos, otra diferencia relevante entre géneros. “No ofrecer resistencia a la corriente es una importante característica diferenciadora en los hombres”, nos cuenta. “Ellos están principalmente motivados para el avance, centrados en ir abriendo paso. Las mujeres se preocupan más por el clima organizativo, por cómo conectan con el resto. Creo que esto puede extrapolarse a facetas más allá del entorno laboral. No pretendo perpetuar estereotipos, pero los datos son lo suficientemente claros”.
Esta teoría encontró el apoyo de un informe muy influyente, publicado en el año 2000 por el equipo de Shelley Taylor, catedrática de la UCLA, que trataba sobre las respuestas bioconductuales al estrés. Descubrieron que mientras los hombres tienden a mostrar una filosofía de pelea o sal corriendo, las mujeres son más propensas a servir y relacionarse. “Aunque una mujer pueda considerar muy seriamente el suicidio”, asegura Little, “dada su conectividad social, es probable que también piense, ‘Por Dios, ¿Qué será de mis hijos? ¿Qué pensará mi madre?’ así que hay una cierta resistencia a llevar el acto a cabo”. En el caso masculino, la muerte podría entenderse como el salir corriendo definitivo.
Esta forma letal de huida requiere determinación. El doctor Thomas Joiner, de la Universidad Estatal de Florida, ha centrado sus estudios en las diferencias entre los que barajan el suicidio y los que realmente actúan sobre su deseo de muerte. “No puede actuarse sin antes vencer el miedo a la muerte”, afirma. “Y creo que esto es lo que marca la verdadera diferencia entre géneros”. Joiner nos habla de su vasta colección de vídeos de cámaras de seguridad y policiales, mostrando gente “con un deseo desesperado de quitarse la vida y que, en el último momento, vacilan por miedo. Es este momento de duda el que salva sus vidas”. ¿Significa esto que los hombres son menos propensos a flaquear? “Exacto”.
Un perfeccionista social tiene unas expectativas inusualmente altas de sí mismo. Su autoestima pende peligrosamente de su capacidad para mantener un nivel, a veces imposible, de éxito. Ante el fracaso, colapsa
Tampoco deja de ser cierto que, en la mayoría de países occidentales, las mujeres intentan suicidarse con más frecuencia que los hombres. Si los hombres mueren más, se debe en gran parte al método escogido. Mientras que los hombres optan por las armas o el ahorcamiento, las mujeres prefieren utilizar pastillas. Martin Seager, psicólogo clínico y asesor de los Samaritanos, cree que esto demuestra que los hombres albergan una mayor intención suicida. “El método escogido refleja su psicología”, asegura. Por su parte, Daniel Freeman, del departamento de psiquiatría de la Universidad de Oxford, apunta a un estudio con 4.415 pacientes que pasaron por el hospital tras un intento de suicidio, y que revela una mayor intención en hombres que en mujeres. Aún así la hipótesis sigue fundamentalmente sin investigar. “No creo que se haya demostrado de forma definitiva,” dice. “Pero también es cierto que sería increíblemente complicado de probar”.
La cuestión de la intención también sigue en el aire para O’Connor. “No estoy al tanto de ningún estudio decente sobre el tema porque tratarlo sería realmente complicado”, asegura. Pero para Seager la cosa está clara. “Los hombres consideran el suicidio una forma de ejecución”, afirma. “Un hombre se expulsa a sí mismo del mundo. Hablamos de una enorme sensación de vergüenza y fracaso. El género masculino se siente responsable de proveer y proteger a los demás, además de responsable de su propio éxito. Cuando una mujer pierde su empleo es doloroso, pero no pierde su sentido de la identidad, ni su feminidad. Cuando un hombre pierde su trabajo siente que ya no es un hombre”.
Esta es una idea que comparte el profesor Roy Baumeister, un célebre psicólogo cuya teoría del suicidio como ‘escape del yo’ ha tenido una gran influencia sobre O’Connor. Según Baumeister, “un hombre incapaz de proveer a su familia no puede considerarse, de alguna forma, ya un hombre. Mientras que una mujer nunca deja de serlo, la hombría sí puede perderse”.

Suicidio por vergüenza

En China no es inusual que un funcionario corrupto se suicide, en parte para que sus familias puedan disfrutar del botín adquirido de forma indebida, pero también para ahorrarse la vergüenza y la cárcel. El expresidente de Corea del Sur, Roh Moo-hyun, lo hizo en 2009, tras ser acusado de aceptar sobornos. Uichol Kim dice que, desde el punto de vista de Roh, “se suicidaba para salvar a su esposa e hijo. La única manera [pensó] de detener la investigación era matarse a sí mismo”.
Kim aclara que la vergüenza no suele ser un factor de peso en los suicidios en Corea del Sur, si bien puede serlo en otros países. Chikako Ozawa-de Silva, antropóloga en el Emory College de Atlanta, nos cuenta que en Japón, “la idea es que al suicidarse, un individuo restablece el honor de su familia y salva al resto de la vergüenza”.
“El valor dado a otras personas se convierte entonces en una carga adicional”, explica Kim. La vergüenza individual puede filtrarse y mancillar al entorno. Bajo la antigua ley confuciana, serían ejecutadas hasta tres generaciones de los familiares de un criminal.
Tanto en japonés como en coreano las palabras ‘ser humano’ significan ‘humano entre’. El sentimiento de individualidad es mucho más laxo en Asia que en occidente, y más absorbente. Se expande hasta incluir los grupos de los que uno forma parte. Esto implica un profundo sentimiento de responsabilidad hacia los demás que resuena profundamente en aquellos con tendencias suicidas.
No se trata de lo que uno espera de sí mismo sino de lo que cree que piensan los demás. Que ha decepcionado a otros, que ha fracasado como padre, como hermano, o lo que sea”
La concepción de uno mismo, en Japón, está muy íntimamente vinculada a su función. Según Ozawa-de Silva, es habitual que la gente se presente antes por su título que por su nombre. “En lugar de decir, ‘Hola, me llamo David’, en Japón dirán, ‘Hola, soy el David de Sony”, asegura. Esto ocurre “incluso al relacionarse en entornos informales”. En tiempos adversos, este impulso japonés de llevar el rol profesional al terreno personal puede resultar especialmente letal. “Llevan años, incluso siglos, glorificando el suicidio, probablemente desde los Samurái”. Como la gente tiende a ver su empresa como si de su familia se tratara, “un director general dirá, ‘me hago cargo de la responsabilidad de la empresa’ y se quitará la vida, y lo más probable es que los medios vean esto como un acto honorable”, asegura Ozawa-de Silva. En Japón, noveno país mundial en el ranking de suicidios, se estima que dos terceras partes de los suicidios acontecidos en el 2007 fueron masculinos. “En las sociedades patriarcales lo normal es que la responsabilidad la asuma el padre”.

El extraño caso chino

China ha pasado de tener una de las tasas de suicidio más alta del mundo, en 1990, a una de las más bajas. El año pasado, un equipo a cargo de Paul Yip, en el Centro de Investigación y Prevención del Suicidio de la Universidad de Hong Kong, descubrió que la tasa de suicidio había descendido del 23,2 por cada 100.000 personas a finales de 1990 al 9,8 por 100.000 en el 2009-11. Esta asombrosa caída del 58 por ciento se produce en un momento de grandes desplazamientos desde el campo a la ciudad, del mismo tipo que en el pasado reciente de Corea del Sur. Y, sin embargo, parece que con el efecto contrario. ¿Cómo puede ser?
Kim cree que China está viviendo una especie de “tregua” achacable a la ola de esperanza que siente la gente al encaminarse hacia una nueva vida. “Los suicidios aumentarán, sin duda”, asegura, señalando que Corea del Sur vivió descensos similares entre los setenta y los ochenta, cuando su economía estaba en rápida expansión. “La gente cree que será más feliz cuanto más rica, y concentrados en sus metas no piensan en suicidarse. Pero es distinto cuando alcanzas tus metas y no encuentras lo que esperas”.
De hecho, la esperanza en lugares desesperados puede resultar peliaguda, tal y como descubrió Rory O’Connor en Glasgow. “Formulamos la siguiente pregunta: ¿Encuentras siempre beneficioso tener una visión optimista del futuro? Nuestra intuición nos hacía pensar que sí”. Pero al observar los “pensamientos futuros intrapersonales”, aquellos que no consideran otra cosa más que el yo, como “quiero ser feliz” o “quiero estar bien”, el equipo volvió a sorprenderse. O’Connor evaluó en el hospital a 388 personas que habían intentado acabar con sus vidas, para después llevar a cabo un seguimiento de reincidencias los siguientes 15 meses. “Los estudios previos habían revelado una menor tasa de fascinación suicida en aquellos con niveles altos de pensamientos intrapersonales futuros”, nos cuenta. “Descubrimos que el mejor predictor de intentos futuros era el comportamiento pasado –nada del otro mundo- pero también esta cosa del pensamiento intrapersonal futuro. Y no en la dirección que hubiéramos pensado”. Resultó que la gente con mayor tendencia a este tipo esperanzador de pensamiento personal era más propensa a intentar suicidarse de nuevo. “Estos pensamientos pueden ser positivos en tiempos de crisis”, dice. “Pero, ¿Qué ocurre con el tiempo, una vez te das cuenta de que nunca vas a alcanzarlos?”.
Algo que Asia y Occidente sí tienen en común es la relación entre los roles de género y el suicidio. Pero claro, es que los estereotipos occidentales sobre la masculinidad son mucho más progresistas, ¿no es cierto?
Se cree que lo significativo de nuestros proyectos no influye tanto sobre nuestro bienestar. Lo que marca la verdadera diferencia sobre nuestra felicidad es si estos proyectos son o no realizables
En 2014, el psicólogo clínico Martin Seager y su equipo decidieron poner a prueba la definición cultural de lo que entendemos por ser hombre o mujer. Se sirvieron de una serie de preguntas cuidadosamente pensadas para hombres y mujeres reclutados a través de una selección de webs norteamericanas y británicas. Lo que descubrieron sugiere, que para los tiempos que corren, las expectativas que albergan ambos sexos en cuanto al concepto de hombre, siguen ancladas en los años 50. “El primer requisito es ser un luchador, un triunfador”, explica Seager. “El segundo es el deber de proteger y proveer, y el tercero mantener la compostura y el control en todo momento. Si incumples cualquiera de estos requisitos es que no eres un hombre”. Ni que decir tiene que además, un ‘hombre de verdad’ no debe dar nunca muestras de debilidad. “Un hombre que pide ayuda será siempre objeto de burla”, asegura. Las conclusiones de este estudio reflejan, de forma notable, lo que O’Connor y sus colegas venían diciendo sobre el suicidio masculino desde su informe para los Samaritanos en el 2012: “Un hombre se mide a sí mismo contra un ideal masculino que premia el poder, el control y la invulnerabilidad. Cuando un hombre siente que no se ajusta a este ideal, llega la vergüenza y el sentimiento de derrota”.

Metrosexuales

En Occidente, a veces tenemos la sensación de que en algún momento, a mediados de los ochenta, decidimos que los hombres eran algo abominable. La lucha por la igualdad de derechos y la seguridad sexual de las mujeres, ha dado como resultado décadas de percepción del hombre como un abusador, violento y privilegiado. Las versiones modernas del hombre, surgidas en oposición a estas críticas, no son más que criaturas risibles: el vanidoso metrosexual; el marido inútil que no sabe operar un lavavajillas. Entendemos, como género, que ya no se nos permite mantener la expectativa de control, de liderazgo, de pelea, de soportarlo todo con calma y resignación, de perseguir nuestras metas con tal determinación que no deje tiempo para amigos ni familia. Estas aspiraciones son ahora motivo de vergüenza sin razón aparente. Pero, ¿qué podemos hacer? Nuestra definición de éxito no ha cambiado, a pesar de los avances sociales, como tampoco lo ha hecho lo que entendemos por fracaso. ¿Cómo haremos para desmontar los impulsos de nuestra propia biología o los imperativos culturales, reforzados por ambos sexos desde el Pleistoceno?
Mientras hablamos, le confieso a O’Connor que hace tiempo, quizás diez años, yo mismo le pedí antidepresivos a mi médico, temeroso de que me diera por hacer una tontería, y salí de consulta con la receta: “Vete al bar y diviértete un poco”.
“¡Por Dios!” dice, frotándose los ojos con incredulidad. “¿Y eso ocurrió hace tan sólo diez años?”. “Es cierto que a veces pienso que debería estar medicado”, le digo. “Y me avergüenza decirlo, pero me preocupa bastante lo que mi mujer pudiera pensar”. “¿Lo has hablado con ella?”, pregunta.
Por un momento siento tal vergüenza que no puedo articular palabra.
“No”, contesto. “Y me tenía por alguien que se sentiría cómodo al charlar de estas cosas, pero ha sido aquí, hablando, que he caído en la cuenta. La típica mierda masculina”.
 “¿Pero es que no lo entiendes? No es ninguna mierda”, dice. “¡Ese es justo el problema! En la narrativa actual se dice que ‘los hombres son una mierda’, ¿verdad? Pero eso es una gilipollez. No hay manera de cambiar a los hombres. Se les puede tunear, no me malinterpretes, pero es la sociedad la que tiene que plantearse, ‘¿A qué servicios, que nosotros podamos ofertar, estarían ellos dispuestos a acudir? ¿Qué ayuda podemos ofrecerles para cuando se sientan angustiados?”
Entonces me habla de una amiga suya que se mató en 2008. “Aquello tuvo un impacto enorme sobre mí”, me dice. “No podía dejar de preguntarme, ‘¿Cómo es posible que no te hayas dado cuenta? Por Dios, llevas años dedicado a esto’. Me sentía un fracaso. Le había fallado a ella y a todo su entorno”.
Esto, a mí, no hace más que recordarme al perfeccionismo social. “Ah, claro. Es que yo soy un perfeccionista social”, asegura. “Soy hipersensible a las críticas sociales, aunque se me da bien ocultarlo. Tengo una desproporcionada necesidad de complacer y soy muy propenso a creer que he fallado a los demás”.
Otro de sus factores de riesgo es la melancolía obsesiva, los bucles cerrados de pensamiento. “Soy un perfeccionista social y un melancólico obsesivo, sí, sin lugar a dudas”, asegura. “Cuando te vayas me pasaré el día entero, y luego la noche, rumiando, ‘vaya, no puedo creer que haya dicho eso’. Me voy a matar...“, hace una pausa, y corrige, “me voy a castigar mucho con esto”.
La relación entre perfeccionismo social y tendencias suicidas está presente en todas las poblaciones con las que hemos trabajado, tanto entre los desfavorecidos como entre los ricos"
Le pregunto si él se considera en riesgo de suicidio. “No metería la mano en el fuego”, dice. “Creo que a todo el mundo se le pasa por la cabeza en algún momento. Bueno, no a todo el mundo, pero está demostrado que sí a mucha gente. Nunca he estado deprimido o mostrado tendencias suicidas, gracias a Dios”.

Voluntarios

De vuelta en su gélido cuarto, en una granja en los humedales de Norfolk, Drummond sigue sentado con sus pastillas y sus ansías de tomárselas. Lo que salvó su vida fue la curiosa coincidencia de haber sido voluntario en los Samaritanos. Un día fue allí no a escuchar, como hacía habitualmente, si no a hablar durante horas. “Sé por propia experiencia que hay un montón de gente que debe sus vidas a lo que allí se hace”, nos cuenta.
Drummond ha vuelto a casarse y sus hijos han crecido. Han pasado 30 años desde aquella ruptura. Incluso ahora, todavía le resulta doloroso hablar del tema, así que no lo hace. “Supongo que uno hace por enterrarlo, ¿no?”, dice. “Se espera que lo afrontes como un hombre, y no lo hables con nadie. Eso no se hace”.

Este artículo se publicó por primera vez en Mosaic y se publica de nuevo aquí con una licencia de Creative Commons.
Los Samaritanos están disponibles 24 horas al día, 365 días al año, en el Reino Unido e Irlanda, para escuchar y ofrecer su apoyo confidencial con cualquier problema que pudiera afectarte. Puedes hablar con ellos en el teléfono 08457 909090, vía email: jo@samaritans.org, o bien en su oficina local más cercana. Si estás interesado en hacerte voluntario puedes hacerlo aquí.
Aquellos que residan fuera del Reino Unido e Irlanda pueden buscar la ayuda de Befrienders Worldwide.
Autor: Will Storr
Editor: Mun-Keat Looi
Verificación de datos: Lowri Daniels
Corrección de estilo: Tom Freeman
Arte: Damien Tran
Dirección de arte: Peta Bell
Traductor: Diego Zaitegui

Fuente: http://elpais.com/elpais/2016/01/12/ciencia/1452596072_476100.html

 

domingo, 3 de enero de 2016

El Tribunal Supremo apuesta por la custodia compartida siempre que sea posible


La sala de lo Civil del Tribunal Supremo español ha dictado una nueva sentencia (aquí tienes otra anterior) en la que insiste en su apuesta por la custodia compartida siempre que sea posible. Y ello pese a la campaña orquestada en España por el lobby feminista contra esta clase de custodia. Este lobby utiliza toda clase de artimañas para desviar la atención de lo esencial: su negativa interesada a aceptar que ha de ser quien se opone en un caso concreto a la custodia compartida (deseable de entrada con carácter general) quien deberá probar que esa opción no es la mejor para el menor en el caso particular que corresponda. 
¿Cómo va a aceptar ese lobby que sea considerado "deseable" de manera general lo que ese mismo lobby obligó a establecer legalmente como "excepcional" durante el Gobierno de Zapatero (PSOE) en el año 2005? No lo aceptará nunca, pues se trata precisamente de un lobby... Su motor son los intereses de un grupo, y no la justicia ni la razón. Por tanto, lo que corresponde es imponer la justicia y la razón a ese lobby en defensa de los derechos de todos. Y eso exige una ley que establezca con claridad que la custodia compartida es deseable con carácter general siempre que sea posible y que, obviamente, se elimine del articulado del Código Civil el carácter "excepcional" de esa medida cuando la solicita sólo una de las partes. ¿Por qué? Porque esta última medida fomenta la negativa interesada al acuerdo. No puede ser que alguien se niegue a pactar la custodia compartida y, sin haber fundamentado su negativa probando que tal custodia perjudicaría el interés del menor, obtenga como consecuencia la custodia exclusiva de una manera legalmente estandarizada salvo casos "excepcionales".

  • Los magistrados de la sala de lo Civil del Tribunal Supremo rechazan que la “salida civilizada” de la vivienda (un.a vez rota la pareja) suponga aceptar que la guarda y custodia de los hijos corresponde al otro progenitor, como suelen resolver los jueces. Además, recuerdan que la redacción el artículo 92 del Código Civil, en el que se regula la custodia compartida, no permite concluir, como hizo el juzgado de familia en este caso, que este tipo de custodia sea una medida “excepcional”. “Al contrario, habrá de considerarse normal e incluso deseable porque permite que sea efectivo el derecho que tiene los hijos a relacionarse con ambos progenitores”, advierte el Tribunal Supremo.
  • La sala de lo Civil ya ha apostado reiteradamente a favor de optar, siempre que sea posible, por la custodia compartida y vuelve a hacerlo en esta ocasión. “Para la adopción del sistema de custodia compartida no se exige un acuerdo sin fisuras, sino una actitud razonable y eficiente en orden al desarrollo del menor, así como unas habilidades para el diálogo que se han de suponer existentes, al no constar lo contrario”, sostiene el tribunal, que critica que la sentencia de las dos sentencias que dictaminaron sobre este caso hayan optado por un régimen de visitas amplio y próximo a la custodia compartida pero sin adoptarla, “sin causa que lo justifique y sin riesgo objetivable”. 

Adjunto la literalidad del artículo 92 del Código Civil:

Artículo 92.
1. La separación, la nulidad y el divorcio no eximen a los padres de sus obligaciones para con los hijos.
2. El Juez, cuando deba adoptar cualquier medida sobre la custodia, el cuidado y la educación de los hijos menores, velará por el cumplimiento de su derecho a ser oídos.
3. En la sentencia se acordará la privación de la patria potestad cuando en el proceso se revele causa para ello.
4. Los padres podrán acordar en el convenio regulador o el Juez podrá decidir, en beneficio de los hijos, que la patria potestad sea ejercida total o parcialmente por unos de los cónyuges.
5. Se acordará el ejercicio compartido de la guarda y custodia de los hijos cuando así lo soliciten los padres en la propuesta de convenio regulador o cuando ambos lleguen a este acuerdo en el transcurso del procedimiento. El Juez, al acordar la guarda conjunta y tras fundamentar su resolución, adoptará las cautelas procedentes para el eficaz cumplimiento del régimen de guarda establecido, procurando no separar a los hermanos.
6. En todo caso, antes de acordar el régimen de guarda y custodia, el Juez deberá recabar informe del Ministerio Fiscal, y oír a los menores que tengan suficiente juicio cuando se estime necesario de oficio o a petición del Fiscal, partes o miembros del Equipo Técnico Judicial, o del propio menor, valorar las alegaciones de las partes vertidas en la comparecencia y la prueba practicada en ella, y la relación que los padres mantengan entre sí y con sus hijos para determinar su idoneidad con el régimen de guarda.
7. No procederá la guarda conjunta cuando cualquiera de los padres esté incurso en un proceso penal iniciado por atentar contra la vida, la integridad física, la libertad, la integridad moral o la libertad e indemnidad sexual del otro cónyuge o de los hijos que convivan con ambos. Tampoco procederá cuando el Juez advierta, de las alegaciones de las partes y las pruebas practicadas, la existencia de indicios fundados de violencia doméstica.
8. Excepcionalmente, aun cuando no se den los supuestos del apartado cinco de este artículo, el Juez, a instancia de una de las partes, con informe favorable del Ministerio Fiscal, podrá acordar la guarda y custodia compartida fundamentándola en que sólo de esta forma se protege adecuadamente el interés superior del menor.
9. El Juez, antes de adoptar alguna de las decisiones a que se refieren los apartados anteriores, de oficio o a instancia de parte, podrá recabar dictamen de especialistas debidamente cualificados, relativo a la idoneidad del modo de ejercicio de la patria potestad y del régimen de custodia de los menores.
  • Se declara inconstitucional y nulo el inciso destacado del apartado 8 por Sentencia del TC de 17 de octubre de 2012. Ref. BOE-A-2012-14060.




jueves, 10 de diciembre de 2015

Frente a la desigualdad ante la ley, #‎CiudadanosNoEstáSolo‬

Desde el día 9 de diciembre se han sucedido distintas noticias y declaraciones en los medios de comunicación con motivo de la posición manifestada por el partido político Ciudadanos en favor de la igualdad ante la ley entre varones y mujeres, sin discriminación positiva en el código penal por delitos de violencia de género o machista. 
Debe recordarse a quienes protestan contra esta postura que, desde la implantación de la ley contra la violencia de género en España, nunca ha estado claro si es necesario probar que ha habido (de hecho) un ánimo machista por parte del agresor en un caso concreto, pues se ha presupuesto a menudo de forma automática tal cosa siempre que el agresor sea un hombre y la víctima sea su pareja o expareja femenina. Esa inseguridad jurídica generalizada ha de añadirse al hecho de que innumerables sentencias han justificado la diferencia en la pena para hombres o mujeres no en el machismo del caso concreto (pues no se ha considerado que hubiera de probarse su presencia y podría muy bien no existir en ese caso concreto), sino que esa diferencia penal ha descansado a menudo directamente en el sexo de unos y otras. Puro sexismo. De hecho, por iniciativa de Inmaculada Montalbán el Consejo General del Poder Judicial propuso en su día una modificación legal que impidiera interpretaciones erróneas (a su juicio) de la ley vigente y que dejase claro que no ha de probarse el ánimo machista del agresor en cada caso paricular, contra lo que dictan algunas sentencias del Tribunal Supremo que podrían establecer una jurisprudencia no deseada por los impulsores de la ley vigente.
También debe recordarse que no estamos hablando de delitos graves (en absoluto hablamos de los casos de asesinato), para los que no hay diferencia en las penas para varones o mujeres. Los asesinatos tienen la misma pena los cometa un hombre o los cometa una mujer... La discriminación positiva de la que hablamos y que ha introducido la vigente ley contra la violencia de género se produce en delitos muy leves, como una "coacción leve" o una "amenaza leve" expresada durante una discusión en pleno divorcio del tipo "si no me dejas ver a los nños te vas a enterar" (algo que ni siquiera es delito si es dicho por una mujer). 
¿Sería posible que los presuntos y presuntas especialistas en los asuntos de "género" no perdieran de vista estas aclaraciones? De esta manera contribuirían menos al sectarismo y a la tiranía. Y los demócratas les daríamos las gracias. Por ahora sólo podemos agradecer su valentía a los miembros de Ciudadanos, que se han sumado así a la lucha iniciada en solitario por UPyD en 2010 contra tal asimetría penal.

Para compartir en twitter (copia y pega):
  • Porque la presunción de inocencia es un derecho y debe respetarse #CiudadanosNoEstáSolo @Albert_Rivera @MartaRiveraCruz @CiudadanosCs @UPyD

  • Frente a la desigualdad ante la ley, #‎CiudadanosNoEstáSolo @Albert_Rivera @MartaRiveraCruz @CiudadanosCs @UPyD http://misrizos.blogspot.com/2015/12/frente-la-desigualdad-ante-la-ley.html?spref=tw


Algunas noticias de prensa sobre este caso (9 y 10 de diciembre de 2015):

PSOE, PP e IU, contra la reforma de la ley de violencia de género de C's 

http://www.huffingtonpost.es/2015/12/09/violencia-genero-ciudadan_n_8759486.html

VÍDEO: Ciudadanos niega la importancia del género en los casos de violencia contra la mujer 

http://www.eldiario.es/politica/Ciudadanos-importancia-violencia-partidos-responde_0_460904896.html

Así es la propuesta de Ciudadanos sobre la violencia de género que ha creado la polémica

http://m.20minutos.es/noticia/2624968/0/propuesta-ciudadanos-debate/sobre-violencia-genero/creado-polemica/

Ciudadanos se queda solo al querer quitar la agravante penal por violencia de género

http://www.elmundo.es/sociedad/2015/12/10/5669373de2704ed61a8b463d.html

Garzón ve aberrante C's pida acabar con penas específicas violencia de género

http://news.abomus.com/es/spain/news/politika/garzon-ve-aberrante-cs-pida-acabar-con-penas-especificas-violencia-de-genero

Todos contra Ciudadanos por la violencia machista

http://www.lavozdegalicia.es/noticia/elecciones2015/2015/12/10/contra-ciudadanos-violencia-machista/0003_201512G10P4992.htm

Ciudadanos precisa que con su propuesta los maltratadores no tendrán menos penas

http://www.europapress.es/sociedad/noticia-ciudadanos-precisa-propuesta-maltratadores-no-tendran-menos-penas-20151210144124.html 

El sábado 12 de diciembre Albert Rivera, líder de Ciudadanos, publicó un escrito en el que, tras hacer un alegato frente a la violencia contra las mujeres con el fin (obvio) de eliminar toda posible acusación de "machismo" hacia su partido (como las que ya se han producido maliciosamente), se limita a mencionar la necesidad de aumentar las penas para todo tipo de violencia "doméstica" poniendo como "ejemplo" el caso de las "parejas homosexuales"... No menciona ni una sola vez la vigente asimetría penal entre mujeres y varones, producida por el aumento de las penas sólo para los varones mediante la vigente ley de violencia "de género". El férreo control ideológico por parte del lobby feminista hegemónico (que tiene sometidos a todos los partidos) ha infundido obviamente un temor a Ciudadanos, cuyo líder finalmente opta por no decir claramente todo lo que piensa.

Violencia contra las mujeres: una cuestión de Estado (Albert Rivera)


 


 

 

 

 

jueves, 30 de julio de 2015

Nuevas revelaciones muestran favores del PSOE al presidente del TSJA que luego condenó a Serrano




El diario Infolibre ha hecho pública la siguiente información, que da una pista más sobre los vínculos entre el PSOE y Lorenzo J. del Río, presidente del TSJA que condenó injustamente por prevaricación al juez Serrano, apartándole de los tribunales a mayor gloria del feminismo montaraz, sectario y vengativo.

  • Lorenzo del Río, presidente del Tribunal Superior de Andalucía (TSJA), cobra desde diciembre de 2010 el mismo complemento para alquiler de vivienda que reciben los altos cargos de la Junta 
  • La ley que rige las retribuciones de los jueces estipula que solo percibirán las que abona el ministerio pero la Junta dice que este no es un complemento sino una "indemnización" por servicio
Esa información es desarrollada de forma gratuita en medios críticos con el PSOE, como libertaddigital o ABC. No cabe esperar que lo hagan sus medios afines, como es lógico. Será una pena que los ciudadanos alérgicos a los medios no afines a su ideología se lo pierdan. En este caso, los de izquierdas (en otros casos es al revés). Pero ellos se lo pierden, mientras van madurando...

La Junta pagó en secreto el piso del presidente del TSJA desde 2010

Para justificar el pago, la Junta utilizó un acuerdo secreto, evitando así la publicación del acuerdo en el Boletín Oficial de Andalucía.



jueves, 23 de julio de 2015

El Supremo archiva la causa contra López Aguilar por el 'zigzagueo' de su exmujer

Juan Fernando López Aguilar
Juan Fernando López Aguilar. Foto de Europa Press

Pese a que la exmujer del exministro de Justicia del PSOE Juan Fernando López Aguilar decidió recientemente acudir a la policía para declararse maltratada por su exmarido, el Tribunal Supremo ha resuelto archivar la causa.
Esa resolución se basa, según publica Europa Press, en la "escasa credibilidad del testimonio de la exesposa" y en que los hechos serían ya "cosa juzgada". 
El segundo argumento se refiere a la agresión denunciada por el hijastro del exministro, que más tarde retiró la denuncia a instancia de su madre. Parece ser que ahora el Supremo no da credibilidad a Natalia de la Nuez cuando ésta declaró finalmente ante la policía que el exministro sí la había agredido, y el Supremo considera esos hechos ya juzgados...
Respecto al primer argumento, el de la falta de credibilidad del testimonio de la exesposa de López Aguilar, el Supremo añade (además de las diferentes versiones que ella ha dado ante la denuncia de su hijo) que en su testimonio se mezclan acusaciones graves con encendidos elogios a su presunto agresor, y que en un oficio policial consta expresamente que no se transcribió la reciente entrevista mantenida con ella dada su "negativa frontal a denunciar". 
En todo caso, es sorprendente que la fiscalía no haya variado su petición de sobreseimiento del caso (manifestada el pasado día 10 de julio) después de que Natalia de la Nuez decidiera declarar ante la policía días más tarde... Tampoco las asociaciones feministas han dicho una palabra... Parece que el exministro terminará por salir mejor parado que la miríada de denuciados en base a la ley de violencia de género que él apadrinó. Centenares de miles de denunciados, incluidos los finalmente absueltos, han pasado (como primer trámite) por los calabozos de los juzgados. No ha sido el caso de López Aguilar. Y ello pese a que sus declaraciones a lo largo de este caso no tienen más credibilidad que las de su expareja, que ya es decir.

Añadido (4 de agosto de 2015)

Finalmente, en agosto de 2015 se ha publicado que el exministro de Justicia bajo cuyo mandato se aprobó la Ley de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género en España en 2004 ha sido readmitido en el PSOE, después de ser suspendido de militancia y retirado del Grupo Socialista del Parlamento Europeo el pasado 7 de abril tras la denuncia de su exmujer. Y aquí no ha pasado nada. Una mera denuncia falsa (según López Aguilar) de esas que no existen. Sigue resultando incomprensible, pese a todo, por qué su exmujer no recibe el tratamiento de "víctima" y el apoyo del PSOE y de las asociaciones feministas, teniendo en cuenta que el caso se ha archivado y que nadie ha probado en ningún caso que la denuncia fuera falsa. ¿O no es esa la doctrina oficial aplicada al resto de los ciudadanos españoles?